22 noviembre, 2008

Diccionario y las PAU

En respuesta a la carta de fecha 11 de noviembre de 2008 del especialista de latín de la Universidad Jaume I de Castellón respecto al uso del diccionario de latín en las PAU, nos gustaría manifestar que:
    1. El diccionario, como herramienta para el aprendizaje, debe incorporar todas las mejoras que la lexicografía didáctica ha ensayado ya en otros ámbitos académicos como las lenguas de uso.
    2. El diccionario, como útil para el aprendizaje, debe ser eficaz para alcanzar con éxito los objetivos previstos para cada etapa escolar en el marco normativo vigente.
    3. El diccionario, como instrumento para el aprendizaje, debe tener en cuenta a sus potenciales usuarios y las funciones para las que está concebido.
    4. El creciente uso e incorporación de la tecnología al mundo de la información y el conocimiento hace que los aprendizajes procedimentales ocupen, cada vez más, un lugar destacado en la formación del alumnado. Por ello, el manejo del uso del diccionario durante los tres cursos de latín (ESO y bachillerato) es uno de los aprendizajes significativos que no pueden echarse por la borda unas horas antes de que el alumnado se juegue su acceso a la Universidad porque no seamos capaces de evaluar sus conocimientos conceptuales e instrumentales de forma distinta a como lo venimos haciendo durante más de una década.

Por ello no entendemos ni compartimos que, en pleno siglo XXI, de los órganos de coordinación de Latín de las universidades valencianas emane la propuesta de prohibir un diccionario de latín que, respetando los criterios de la lexicografía didáctica, ha supuesto la actualización de uno de los instrumentos esenciales para el aprendizaje de la lengua latina y para la adquisición de la tarea de la traducción en las Enseñanzas Medias.
Las abajo firmantes realizamos la prueba de latín en la selectividad a finales de la década de los setenta. Nuestro examen consistía en traducir y medir unos versos de la Eneida de Virgilio y en ningún momento nadie nos retiró el diccionario de latín de Vox porque en la página XI de su prefacio aparecieran explicadas las principales normas de prosodia.
No concebimos que a nadie se le ocurriera solicitar la prohibición del diccionario Vox de griego porque contenga la explicación de la morfología verbal de las formas más complejas (aoristos temáticos, perfectos, participios, etc.) aunque el comentario morfosintáctico de estas formas suponga una de las preguntas del examen.
No creemos que la carta de fecha 11 de noviembre del especialista de latín de la UJI signifique que hemos de prohibir el diccionario de latín de Vox porque desarrolle completamente, entre otras, la explicación gramatical de los principales nexos subordinantes (Ut, Cum, Ne, Quod, etc), o porque ofrezca los verbos preverbiados desglosados en las marcas gramaticales de la entradilla de numerosos verbos compuestos.
No conocemos ninguna otra comunidad autónoma en todo el territorio español donde una medida restrictiva y prohibitiva semejante se haya llevado a cabo para la prueba de latín de las PAU.
Por ello, frente a las propuestas prohibitivas y restrictivas, solicitamos una revisión de la formulación de las preguntas teóricas del examen de latín de las PAU que no pase por la exclusión y la prohibición de recursos lexicográficos aceptados mayoritariamente en el estado español y que son las herramientas en cuyo manejo nuestro alumnado ha invertido mucho tiempo y parte de su presupuesto familiar para material escolar.
GRUPO GALATEA
Mercedes García Ferrer, Mª Teresa Cases Fandos y Mª Teresa Beltrán Chabrera”

    3 comentarios:

    cristobal dijo...

    Bien, pues creo que teneis toda la razón del mundo. Lo importante es que nuestros alumnos sepan traducir, eso es lo difícil. ¡Qué mas da que sepan o no la declinación de algún indefinido! Eso siempre lo podrán buscar en una gramática, pero la técnica de traducción, no. Me parece una decisión absurda y propia de alguien que quiere hacerse notar, porque si un alumno no sabe gramática, ¿de qué le va a servir consultar la del diccionario para traducir un texto en una hora, teniendo en cuenta las preguntas de literatura o de tradición clásica? Vaya toda mi comprensión, si os sirve de algo.

    santi dijo...

    En mi modesta opinión los diccionarios son un amnésico del vocabulario. Para mí lo importante no es que los alumnos sepan traducir un texto literario clásico.
    Suprimamos los diccionarios vox del presupuesto familiar, hagamos exámenes orales, preguntas de comprensión, traducciones a la inversa. Este es el debate de fondo que deberíamos abrir y no si usamos un listado de palabras traducidas o un diccionario con apéndices gramaticales. Latín en 1º de la ESO ya!
    Oscula plurima

    Isra dijo...

    Yo hice selectividad con el diccionario de la editorial Sopena (el Blázquez)que lleva los cuadros gramaticales entre las entradas, no en un apéndice aparte. La revisora de diccionarios lo único que me dijo cuando se percató de ello fue: ¿Tú más chulo que nadie?
    Diccionario forever!!!